martes, 20 de junio de 2017

Atila 2

Hace pocos días oí a alguien referirse a los desastres que causan los criminales orates fascistas de la mal llamada oposición venezolana; desastres que sobrepasan ampliamente los límites del simple crimen. Esta persona los comparaba injustamente, nada más y nada menos, que con Atila, Rey de los Hunos. Recordé haber leído una opinión autorizada, la de Wess Roberts, PhD sobre el mal llamado “azote” de Dios, busqué su libro Leadership secrets of Attila, the Hun (Secretos sobre el liderazgo de Atila, el Huno) - Pags. 12, 13 y, a continuación copio:

Attila was less savage than the Romans, who cast thousands of Christians to wild animals for mere entertainment. In comparison, he was less cruel than Ivan the Terrible, Cortés or Pizarro. In his sparing of Rome, he showed more mercy than did Genserich, Belizar, the Norsemen, the Germans and the Spanish mercenaries, who all pillaged it without regard.

Attila's legacy is generally unfamiliar to us in the Western World. We are naive about his historical importance as a genius civilizer, his open-mindedness and richness of views, in all of which he far exceeded Alexander the Great or Caesar.

Traducido a mi manera:

Atila fue menos salvaje que los Romanos, quienes lanzaban miles de cristianos a bestias salvajes tan solo para divertirse. Comparando, Atila fue menos cruel que Iván el Terrible, Cortés o Pizarro. Al perdonar a Roma, demostró más misericordia que Genserico, Belizario, los mercenarios escandinavos (vikingos), alemanes y españoles quienes saqueaban, destruían a discreción.

El legado de Atila es generalmente desconocido en la llamada Civilización Occidental. Ignoramos la importancia histórica de un genio civilizador, su mente abierta, su enorme visión, cualidades en las que sobrepasó a Alejandro el Grande y a César.

Admiro a Atila como personaje histórico. Lo afirmé antes en mi anterior escrito Atila en este mismo blog. Repito que Atila fue víctima de los medios de alienación de su época manejados por el imperio, también de su época. Estos crearon una falsa imagen de un hombre que luchó bravamente en inferioridad de condiciones contra un imperio que se impuso, en su tiempo y en su mundo, a sangre y fuego, destrucción y muerte. Lo que modernamente llamamos terrorismo, exterminio, genocidio, crímenes de lesa humanidad, esclavitud, discriminación racial, étnica, religiosa, social, etc.

La oposición venezolana es definitivamente fascista-sionista. Su deseo e intención es exterminar la Revolución Bolivariana; es decir, el llamado chavismo. Quieren e intentan realmente MATAR, acabar con todo el que huela o parezca chavista. Intentan y hacen lo posible por dañar de cualquier manera, cada vez peor, lo que es, lo que representa, lo que ha hecho, lo que hace y lo que hará el chavismo en Venezuela, en América Latina y el resto del mundo. Quien no se adhiere a sus perversas intenciones es su mortal enemigo; es, en términos sionistas goim (mierda) cuya única suerte posible es el exterminio, tal como se exterminan las plagas dañinas, la langosta, las cucarachas, etc. Así como para los sionistas, los goim, malamente traducido como gentiles, merecemos la muerte porque valemos, para ellos, menos que las mismísimas cucarachas, de la mismísima manera, según el concepto escuálido, todos lo no como ellos, también merecen la muerte.

No tienen ni pizca de humanidad. Desconocen el significado de las palabras piedad, clemencia y misericordia. No sienten el menor remordimiento de matar gente de la manera más cruel y despiadada y me refiero a las personas que han quemado vivas convirtiendo esas dantescas escenas en teatro burlesco y divertido. De otra manera no se explica como es que atacan despiadadamente locales de educación pre-escolar con infantes dentro y centros hospitalarios materno-infantiles poniendo en grave peligro bebés recién nacidos y madres parturientas.

Entiendo aunque no comparto que en una guerra se enfrenten bandos contrarios que buscan la destrucción del contrario. Entiendo también que en esos casos se desbordan las pasiones y afloran los peores sentimientos pero; al fin y al cabo, se trata de enemigos. Pero, pregunto, ¿son esos bebés, infantes y madres recién paridas sus enemigos a muerte? ¿Son enemigos a muerte aquellos cuya piel es algo tostada o simplemente negra? ¿Aquellos que no se visten, hablan, actúan o tienen hábitos y costumbres como las de ellos? Y lo más incongruente, nosotros no los consideramos como enemigos. En todo caso serían adversarios pero nunca sujetos de nuestro odio.

Hay algo adicional que tampoco me cuadra. Muchos de esos fanáticos son descendientes directos en primera o acaso segunda generación de europeos que llegaron a Venezuela después de la llamada II guerra mundial. Esas personas llegaron y fueron acogidas con humanidad, se les ayudó generosamente, se entendió su drama y se le dieron las mejores y mayores facilidades para que recompusieran sus vidas. Vinieron huyendo de sus explotadores, persecutores y genocidas y, ahora, comprobamos fehacientemente como sus descendientes se comportan de peor manera que aquellos que persiguieron sus padres o abuelos.

No llego a entender claramente como es posible que por una falsa y manipulada opinión, esas personas crean que se les persigue, se abusa de ellas, se les va a quitar sus bienes, ir en contra de sus egoístas intereses crematísticos. Tampoco entiendo la rabia que les provoca la ayuda preferente que la Revolución da a las víctimas de la sempiterna exclusión social. En días pasados, accidentalmente oí a uno de ellos alabar a Macri, el presidente argentino, por haber eliminado las pensiones a cientos de miles de personas con discapacidad. Grotesca la expresión de ese descerebrado al dragonear “lo que haría su sector con todo el dinero que reciben los más de tres millones de pensionados que hay en Venezuela”; y lo peor, remataba diciendo que “esos viejos inútiles son una carga para la sociedad – la decente y pensante, quizás – que mejor y más barato sería aplicarles la eutanasia”.

Volviendo al principio. Esos opositores fascista-sionistas son definitivamente peores que Atila. Ni siquiera el reivindicado sino el “azote” de Dios que construyeron artificialmente en su época. Perdón pido a quien opinó, referido al comienzo, por llevarle la contraria e intentar desmentirlo. Usted no tenía razón para opinar así tan libremente, contrario a la real historia.

Invitadas(os) a releer mi anterior escrito sobre Atila.


¡INDEPENDENCIA Y PATRIA SOCIALISTA! ¡VIVREMOS Y VENCEREMOS!
¡CHAVEZ VIVE Y VIVE! ¡LA PATRIA SIGUE Y SIGUE!








domingo, 18 de junio de 2017

¡¿Yo?! ¡¿Constituyente?!

Si alguna(o) de mis lectoras(es) ha tenido la curiosidad de ir a los orígenes de esta blog habrá notado que surgió en 2010. En ese entonces hubo elecciones para elegir diputados a la Asamblea Nacional. Amigos, vecinos y otros me ofrecieron su apoyo, me entusiasmaron y, efectivamente, me postulé para Diputado. Hubo elecciones, no gané en mi circuito. Ahora vivo en otra comunidad, en otro pueblo y vuelve a ocurrir lo mismo; nuevamente vecinos, amigos y otros muestran sus simpatías y me ofrecen apoyo. Estudié brevemente simpatías y apoyos que podría lograr, además de otras consideraciones y, llegando a ciertas conclusiones, no acepté ser postulado.

Pensando por adelantado, si llegara a ser electo a la nueva Asamblea Constituyente, no les quepa la menor duda, que una de las medidas que propondría y lucharía para su aprobación sería la inclusión en el Código Penal de las más severas penas, sin atenuantes ni beneficios, a los delitos de lesa Patria, lesa humanidad, terrorismo de todo tipo y el peor de los castigos para los traidores a la patria, incluyendo entre estos a quienes reciben financiamiento de gobiernos y o instituciones extranjeras para atentar contra la paz y estabilidad de mi país. Revivir, actualizar, adaptar a la época aquel famoso decreto del Libertador estableciendo severas penas a jueces y otras autoridades judiciales que no sancionaran delincuentes como debe ser.

Los aspectos económicos no pueden ni deben quedar fuera de los ámbitos señalados en el párrafo precedente. Facilmente se pueden vincular esos delitos con las formas de guerra económica a las que nos han sometido. Atentar contr la barriga colectiva es crimen de lesa humanidad, ¿o no?

Pero todavía iría más allá. Pediría lo más drástico. Lo que verdaderamente castigaría de manera ejemplar a esos malos hijos de la Patria. QUE TAMBIÉN LES SEAN CONFISCADOS TODOS SUS BIENES. Lo único que les duele es el bolsillo.

Y para hacerles bajar la cerviz de manera definitiva, cero privilegios especiales. No, nada de eso. PRISIÓN COMÚN. Que los metan con los peores delincuentes en cárceles comunes. Ellos son aún peores que los peores. Y lo afirmo porque un asesino o un ladrón es redimible. Ellos jamás lo serían.

Es ahora cuando empiezo a estudiar lo que seguramente haría. Pero como no seré yo, lo propondría con fuerza a quienes sean mis futuros voceros en próxima Asamblea Nacional Constituyente. Tomen nota que no digo “representantes” sino “voceros”. Tal vez no me entienden fuera de Venezuela; los elegidos no representarán, solo hablarán y harán lo que les sea ordenado porque la soberanía nacional reside intransferiblemente en el pueblo, no es delegable.

Opino que el Sr. Presidente tomó la decisión más acertada. Los traidores a la Patria no quieren otra cosa que la erradicación de la Revolución Bolivariana; pero, analicemos algo lo que realmente ocurre en Venezuela. Según encuestas serias y confiables, más del 80% de la población no quiere violencia y es lo más natural del mundo. Hay que ser loco para estar de acuerdo con semejante diablura. Pero, ¿que pasa con el resto? Quienes quieren violencia, los vendidos al imperialismo gringo y al gran capital neoliberal son apenas una ínfima minoría. La gran ventaja con que cuentan es con el financiamiento ilimitado que le proporcionan la CIA, la NED, el Instituto Republicano, la Fundación Adenauer, banqueros, empresarios, etc., y sobretodo, apoyo mediático a escala casi mundial. El resto que los apoya pero no participa en sus acciones criminales es un puñado de enfermos de infofrenia, disociación psicótica y otra variedad de patologías mentales que, de hecho, confieren a ese aspecto características a ser tomadas en cuenta como un verdadero problema de salud pública. Tal vez, algunos serán curables, otros son candidatos a ingresar a sanatorios mentales de manera vitalicia.

Con esa clase de oposición no se puede negociar nada, no hay forma humanamente posible de dialogar ni de establecer acuerdos en beneficio mutuo ni en beneficio para el país. Pienso que el Sr. Presidente tomó la decisión más acertada. Que el pueblo decida lo más conveniente, lo más sano, lo que crea que más le conviene. Llegado a este punto debo señalar y resaltar las palabras fundamentales del Sr. Presidente al anunciar su sabia decisión al país en general:

El poder radica intransferiblemente en el pueblo; el pueblo me confirió el poder que detento; pongo ese poder en manos del pueblo a quien pertenece y que el pueblo sea quien decida. Me subordinaré ante la soberana y plenipotenciaria Asamblea Nacional Constituyente.

¿Quieren más democracia? ¿De qué dictadura me hablabas?

Esa conducta es eminentemente bolivariana. Nuestro Libertador dijo, palabras más, palabras menos, cito de memoria:

Creo más en la sabia intuición del pueblo que en los consejos de los sabios porque el pueblo es incorruptible.

Buenos presagios. La inmensa mayoría se alegró con esa decisión y la apoya con entusiasmo. Ahora a esperar, desear y confiar que todos los Dioses, los Dioses de todos, bendigan la Patria Venezolana para el bien de todos, incluyendo a los enfermos mencionados porque ellos, si acaso merecen algo, es nuestra lástima y nuestra compasión.


¡INDEPENDENCIA Y PATRIA SOCIALISTA! ¡VIVIREMOS Y VENCEREMOS!
¡CHÁVEZ VIVE Y VIVE! ¡LA PATRIA SIGUE Y SIGUE!




domingo, 26 de marzo de 2017

Desde tiempos de Juana de Arco


Internet me ha servido para encontrar libros que he deseado leer desde hace años, lo cual me ha hecho feliz. Curioseando, la suerte me ayudó y encontré PERSONAL RECOLLECTIONS OF JOAN OF ARC - RECUERDOS PERSONALES DE JUANA DE ARCO, escrito por Sueur Louis De Conte (her page and secretary – su paje y secretario) Freely translated out of the ancient French into modern English from the original unpublished manuscript in the National Archives of France – Traducción libre por Jean Francois Alden, del antiguo Francés al Inglés moderno, del manuscrito original, inédito, conservado al los Archivos Nacionales de Francia.

Louis de Conte, según él mismo deja para la posteridad, realizó ese manuscrito sesentitrés años después de los acontecimientos históricos que protagonizó “La Doncella de Orleans”. Esto significa que la opinión que vertió en las paginas 217 y 218 del libro mencionado, se la formó por allá por 1429, es decir, TRESCIENTOS CINCUENTA ANOS ANTES DE LA REVOLUCIÓN FRANCESA. A continuación esa opinión:

Even that poor groping old land–crab, with his skull full of pulp, had pride. Isn't it wonderful? And more—he had conscience; he had a sense of right and wrong, such as it was; he could find remorse. It looks impossible, it looks incredible, but it is not. I believe that someday it will be found out that peasants are people. Yes, beings in a great many respects like ourselves. And I believe that someday they will find this out, too—and then! Well, then I think they will rise and demand to be regarded as part of the race, and that by consequence there will be trouble. Whenever one sees in a book or in a king's proclamation those words "the nation," they bring before us the upper classes; only those; we know no other "nation"; for us and the kings no other "nation" exists. But from the day that I saw old D’Arcy the peasant acting and feeling just as I should have acted and felt myself, I have carried the conviction in my heart that our peasants are not merely animals, beasts of burden put here by the good God to produce food and comfort for the "nation," but something more and better. You look incredulous. Well, that is your training; it is the training of everybody; but as for me, I thank that incident for giving me a better light, and I have never forgotten it.”

Mi también traducción libre es la siguiente, refiriéndose a lo deducido por el autor ante la actitud del padre de Juana de Arco (un oscuro campesino), cuando acudió a los honores a la heroína por parte del recién coronado Rey Charles VII, que la “convirtió en noble”, también a él siendo su padre y al resto de su familia:

Aún aquel despreciable campesino con el cráneo vacío tenía orgullo. ¿No es maravilloso? Y aún más, tenía conciencia, tenía el sentido de lo correcto y lo erróneo tal como debe ser; podía tener remordimientos lo que “parece imposible, increíble” (entrecomillado mío) – pero no lo es. Creo que algún día se darán cuenta que nuestros campesinos son gente. Sí, seres como nosotros en muchos aspectos. También creo que ese día cuando ellos mismos lo comprendan también, ¡entonces! Bien, entonces, pienso, ellos se sublevarán y demandarán ser considerados parte de ”la raza” (Idem) y consecuentemente habrá problemas. Cuando uno lee en un libro o en una proclama real estas palabras, “la nación”, solo se refieren a las clases superiores y solo esas; no conocemos “otra nación” porque, para nosotros y para la realeza no existe ninguna otra. Pero a partir del día cuando vi al viejo D'Arcy actuar y pensar como yo lo habría hecho, he tenido la convicción en mi corazón que nuestros campesinos no son meramente animales, bestias de carga, puestos por Dios para producir alimentos y comodidad para la “nación”, sino para algo más y mejor.” Dirigiéndose a sus lectores, concluye el párrafo: “Usted parece incrédulo, bien, para eso está entrenado como nos han entrenado a todos; pero, en cuanto a mi, agradezco a ese incidente haberme dado la luz, que no he olvidado ni olvidaré jamás.”

Que gran profeta resultó ser el Señor Conte. Su profesía es válida hoy en día, SEISCIENTOS – 600 – años después. Ignoraba a ese desconocido personaje histórico que para mi, ahora, tiene más valor que “solo” por ser paje y secretario” de Juana de Arco, un fascinante personaje histórico que bien vale la pena estudiar, cuyo único pecado fue enfrentarse al imperio de turno y a los grandes capitostes traidores a su Patria de la época. Logró en apenas semanas lo que nadie había logrado en tanto tiempo durante la llamada Guerra de los 100 años, se convirtió en la luz del pueblo francés y luego sepultada en el olvido por la “Santa Inquisición” que la condenó a la hoguera, por mandato de los poderes fácticos, la oligarquía de su tiempo, por ser fiel y desinteresada servidora de su pueblo. Es fabuloso saber ahora que ella logró crear un ejército de pueblo, con mística, devoción y sentido de patria y por ello fue exitosa desde el punto de vista bélico. De ahí, indudablemente, sus incuestionables logros y éxitos. Su posterior captura por lo enemigos de Francia, incluidos los traidores que en ninguna época ni lugar faltan, los desanimó y volvieron al marasmo en el el cual estuvieron largo tiempo sumidos, antes y después de Juana de Arco. Ella encarnó realmente el sentido de colectivo patrio; ella, en su escaso tiempo, fue Francia.

Seiscientos años después permanece en las mentes anquilosadas de muchos personajes de cerebro vacío y bolsillos repletos que solo ellos son gente. Esa gente “decente y pensante” que no es ni lo uno ni lo otro. Antes de Louis de Conte solo tenía conocimiento del más grande de todos, Jesús de Nazareth. Es probable que haya existido otro pero que, al igual que Louis de Conte, también ha sido interesadamente sepultado en el olvido. Es notable saber que el escrito al cual he hecho alusión haya sido un manuscrito que, aunque conservado en los Archivos Nacionales de Francia, nunca jamás fue sacado la luz pública. Gloria entonces a su rescatador el traductor del Francés antiguo, medieval, Jean Francois Alden. Hago votos por que alguien surja que se interese y haga la versión correspondiente en Castellano.

Razón tiene Rubén Blades, sorpresas te da la vida. ¡Y que sorpresas! Esta fue especialmente agradable. No hay dudas.


¡INDEPENDENCIA Y PATRIA SOCIALISTA! ¡VIVIREMOS Y VENCEREMOS!
¡CHAVEZ VIVE Y VIVE! ¡LA PATRIA SIGUE Y SIGUE!


domingo, 19 de marzo de 2017

El mes que viene


¡Paciencia! ¡Falta poco! ¡El mes que viene cae Maduro y la Revolución!

¡Dame más dinero para aguantar un poco más!

Sin ser pitoniso, brujo, telepático ni cosa parecida, es fácil deducir que lo dicho arriba debe ser el diálogo permanente entre los criminales, arrastrados traidores lamepata cipayos del imperio, #SIONAZIS de la podrida y asquerosa oposición venezolana con sus amos, gringos y de otras latitudes.

Si Bolívar viviera hace rato los hubiera pasado por las armas, a filo de cuchillo para ahorrar balas porque no merecen que se haga ese gasto. Los traidores a la Patria son la cosa más puerca y asquerosa de la vida de cualquier pueblo. A quienes no les guste un gobierno o un sistema tienen medios legales, pacíficos, civilizados para cambiarlo. Las leyes les dan esa opción. Pero, - ¡claro! - como saben que el pueblo no los apoya ni los apoyará jamás, buscan métodos para librarse del gobierno que, casualmente, han sido pensados, ideados, preparados e implementados por el imperio gringo, quienes de paso les dan todo el financiamiento necesario para arremeter contra los pueblos que se oponen a sus crematísticos intereses. De eso sabemos bien y conocemos los muchos casos exitosos de países donde les ha funcionado.

No sé en que lugares ha tenido éxito ese diabólico invento del imperialismo para que les pongan en bandeja de plata los recursos naturales de los países víctimas. Solo recuerdo en este instante a la República Española, el Chile de Allende, la Guatemala de Arbenz, el Brasil de Goulart y de Dilma Roussef, la Honduras de Zelaya, el Paraguay de Fernando Lugo, la República Dominicana de Bosch, Haití numerosas veces, Indonesia, Yugoeslavia, Ucrania, Libia, Irak, Siria y, aunque les cueste creerlo, la Unión Soviética. La diferencia es que en Venezuela tienen dieciocho (18) o más años intentándolo contra el Gobierno Popular Socialista de la Revolución Bolivariana, primero contra el Comandante Eterno Hugo Chávez y ahora contra el obrero Nicolás Maduro y, hasta el día de hoy, NO HAN PODIDO Y NO PODRÁN. No han entendido ni entenderán que el pueblo venezolano es el pueblo de las dificultades al igual que nuestro Libertador Simón Bolívar y, por mucho que se empeñen, ¡NO PODRÁN! ¡NO VOLVERÁN!

Pido, ruego, exijo, conmino a todos los poderes públicos que cumplan YA con lo previsto en Constitución y las Leyes de la República y se enjuicie a esa caterva de traidores y se les apliquen las máximas penas previstas. La sociedad está en el derecho de exigir que se proceda YA a la limpieza social. No podemos permitir ni un día más que esa fétida pandilla de fascinerosos siga libre causando inconmensurables daños a todo el pueblo.

No lo debemos soportar porque ensucian la sociedad, la contaminan, la pudren, la enferman. Estamos hartos del permanente desasosiego al que nos someten inclementemente con las perversas e infames recetas gringas: guerra económica, guerra financiera, guerra psicológica, guerra mediática; ataques a la salud física y a la salud mental del pueblo y muchísimos otros incuantificables daños a la familia y a la sociedad en general. Las pestes deben ser erradicadas sin contemplación alguna y cuanto antes mejor.

Si las autoridades no toman valientes acciones lo más rápido, corremos el riesgo que sea el pueblo quien procure SU JUSTICIA. Tanto va el cántaro al agua hasta que se rompe.

Esos cretinos inmundos sufren el síndrome del carajito malcriado que se niega a obedecer. Se le dice una y otra vez que se aquiete, que haga caso, que obedezca y sigue con el fastidio hasta que uno se disgusta al máximo y lo aquieta a cintarazos. Es el único método conocido para obligarlo a respetar ... y no falla.

Se les ha invitado, pedido, rogado, sugerido, etc., que dialoguen, que lleguen a acuerdos de paz y convivencia y nada. Han sido contumaces durante casi veinte años y lo han sido porque sus amos gringos les dicen que el método tal es infalible, que ha funcionado a la perfección en tantas partes, que lo próximo que propondrán y pondrán en práctica no fallará, que tengan paciencia, que el mes próximo el Gobierno caerá. ¡Ya basta, carajo!

Si eso llegará a ocurrir ellos no serían gobierno. El imperio nombraría SUS procónsules y a ellos les aplicaría lo mismo que al papel higiénico, lo usan y lo botan.

Y si llegaran a invadir los gringos, les pregunto, ¿creen ustedes que este pueblo altanero y levantisco se quedará tranquilito?


¡INDEPENDENCIA Y PATRIA SOCIALISTA! ¡VIVIREMOS Y VENCEREMOS!
¡CHAVEZ VIVE Y VIVE! ¡LA PATRIA SIGUE Y SIGUE!





¿Lección de historia menuda?


Estoy a punto de convencerme que nosotros, los venezolanos, nos estamos haciendo adictos a la inflación y otros vicios inventados por los manejadores de la economía. Eso sí, no tengo la menor duda que la fulana inflación es un tremendo y jugoso negocio para muchos de esos manejadores que, simplemente, tienen sus trampas bien preparadas para extraer el dinero de los bolsillos de los pendejos que, dicho sea de paso, somos la gran mayoría, sin que opongamos la menor resistencia. Es más, voluntaria o involuntariamente nos hacemos solidarios con quienes nos explotan, exprimen, chupan nuestra sangre y nuestra savia y, algunos, llegan incluso al vergonzoso extremo de admirarlos.

A lo largo de mi vida he conocido cuatro – 4 – períodos muy diferentes en la última historia económica de mi patria. Resumidamente, la primera desde que abrí mis ojos o mi conciencia sin inflación al punto que ni siquiera se pronunciaba esa “desconocida” palabra hasta que apareció para sorpresa ingrata de todos; la segunda cuando se desató y se volvió algo cotidiano o política de estado; la tercera cuando trataron de doblegarla sin mayor éxito, aunque es justo reconocer la medio sometieron o controlaron parcialmente; y la cuarta cuando volvieron exitosamente a la segunda y, además, como malvados asesinos despiadados soltaron otros diablos para sazonarla.

Para quienes no sepan, no recuerden o voluntariamente hagan como el avestruz, las recodaré resumidamente:

Hubo un largo período, medido en tiempo humano, cuando hubo cero o nula inflación. Los precios no variaban y si lo hacían eran solo unos pocos céntimos; es decir, “nada”. ¿Alguien recuerda las lochas y las puyas? ¿¡NO!? La puyas eran aquellas moneditas de cinco – 5 – céntimos y las lochas, más grandes, las de doce y medio – 12½ – céntimos, o sea, la octava parte de UN BOLÍVAR. La palabra locha se derivó del antiguo ochavo de la colonia. La denominación “el ochavo” degeneró a “lochavo” y luego a “locha”. Pues bien, en ciertas oportunidades subieron algunos productos una puya o una locha por kilo, litro o unidad y la gente peleó, se formaron tremendos líos y los hicieron retroceder. Era un escándalo y, saltando al futuro, ahora nos rempujan 200, 500 o 1000% de aumento y ni siquiera nos inmutamos. ¿Insensibles, indolentes o simplemente pendejos? Muchos protestan, se quejan, lloran, patalean; pero, más nada. Y los hay peores, vociferan y chillan más que marrano en motocicleta echándole la culpa al Gobierno, al Presidente, a cualquiera del estamento político oficial, sin darse cuenta que a ningún gobierno ni dirigente político le interesaría, lo más mínimo, que la situación del país fuera así.

Son tan cortos de mente y de visión que todavía, después de tanto tiempo, no se han dado cuenta o no les da la perra gana de darse cuenta que los verdaderos causantes de tan graves malos no es el gobierno. La obsecuencia los induce a negarse obstinadamente a entender que son otros los promotores de la guerra contra el país. Cuando digo el país digo todo el país, incluyendo toda esa fauna rastrera que apoya a los apátridas traidores que dirigen los mafiosos grupos que hacen oposición solo por razones crematísticas, una sarta de delincuentes que no les importa un pito el destino de Venezuela siempre y cuando ellos se embolsillen unos piches, sucios y asquerosos dólares o euros; actitud y actividad sazonada con algo mucho peor: la traición a la Patria.

La traición a la Patria es el más sucio, asqueroso y despreciable de todos los delitos que un ser deshumanizado puede llegar a cometer. Es abiertamente condenado por las leyes naturales, las leyes religiosas y las leyes humanas. La traición va en contra y afecta al individuo, la familia, la comunidad, la nación entera y, por tanto, merece el más ejemplar, pedagógico y aleccionador castigo. En muchos países ese castigo es la irremediable pena de muerte. Nosotros, en Venezuela, humanistas cristianos al fin, contemplamos constitucionalmente que la pena máxima para el peor de los delitos sea de treinta (30) años de presidio.

Traidores a la Patria han existido en todo el mundo y el denominador común de todos ellos ha sido el ansia de riqueza fácil. Débiles individuos tentados por halagüeñas ofertas de dinero y prebendas sucumben y no les importa contribuir a la entrega de su Patria, su país, la tierra que los vio nacer y les dio todo cuanto son. Es un grave pecado contra sus conciudadanos de varias generaciones y causan daños tan terribles que dejan de admitir calificación por las desmesuradas consecuencias que generan.

Desde el punto de vista humano resultan ser los seres más viles y despreciables rechazados por ambos bandos, el suyo y el mismo bando “contratante” que,luego de obtener su beneficio lo desecha rodeado del peor de los desprecios; y todo eso es elementalmente lógico, pensarán que quien traiciona una vez seguirá haciéndolo y, por sana precaución, no dejarán jamás la puerta abierta para que los traicionen a ellos.

Personalmente, estoy horrorizado por la numerosa cantidad de traidores que pública y descaradamente han aparecido en mi país. No los analizaré porque el asco y el repudio que me producen afectan mi salud gástrica, pero si pido a todos quienes manejan las instituciones legales que los sometan a la mayor brevedad. La salud moral de todos así lo exige. Los tumores deben ser erradicados cuanto antes. Las pestes deben ser combatidas y neutralizadas lo más rápido posible. Que la traición a la Patria no se convierta en moda y negocio. La salud moral de la República así lo exige.

Ahora viene a mi mente una frase pronunciada publicamente por un asqueroso y despreciable pigmeo político de la IV República: ¡Muerte a los traidores!

Burla burlando, veinticinco (25) años después, por ironías de la historia, esa frase es aplicable a sus mismos copartidarios y adláteres.


¡INDEPENDENCIA Y PATRIA SOCIALISTA! ¡VIVIREMOS Y VENCEREMOS!
¡CHAVEZ VIVE Y VIVE! ¡LA PATRIA SIGUE Y SIGUE!





domingo, 12 de marzo de 2017

Llegó la caja del CLAP


En este mundo traidor nada es verdad ni es mentira. Todo es según el color del cristal con que se mira.
(No recuerdo ahora quien dijo eso. Pido excusas)

Nota introductoria: Lo que leerán a continuación lo escribí hace muchos días; no obstante, decidí no publicarlo sin antes hacer ciertas consultas. Al efecto lo envié el 26 de febrero pasado a clapnacional2016@gmail.com y también a freddybernal2012@gmail.com y les decía: “Apreciados amigos; Redacté un escrito con la intención de publicarlo en mi blog (ver al pie) pero, sentí la responsabilidad de hacérselos saber anticipadamente y se los anexo. Esperaré prudencialmente sus reacciones. Gracias, feliz carnaval.” Cero respuesta hasta esta hora y minuto. Opinen ustedes.
-----

¡Albricias! ¡Aleluya! ¡Llegó la caja del CLAP! ¡Al fin!

Ha llegado al fin la primera caja del CLAP. La espera fue larga y angustiante. La alegría y la decepción se han apoderado de mi, ... y de otros(as). Veamos la razón. Lo dice el epígrafe.

Si medimos los precios y la calidad de los artículos con los precios y la calidad que nos ofrecen los bachaqueros y los ladrones, nos están beneficiando esplendorosamente. Tenemos que alegrarnos mucho, estar contentos y agradecidos. Todo lo señalado más adelante por Bs. 10.000 es un regalo. Ojo, desde ese punto de vista.

Para que me entiendan mejor, todos los productos son mejicanos, excepto el arroz, y copio al detalle el contenido de la caja y sus precios al detal en el mercado mexicano, facilmente comprobable a través de Internet.

No
Und.
Rubro
Precio und. Pesos mex.
Total Pesos mex.
Total $ EEUU (***)
2
Kg
Harina de Maíz
13,00
26,00
1,18
2
Kg
Caraotas(*) negras
22,00
44,00
2,00
4
Kg
Arroz(**)
15,00
60,00
2,73
1
Kg
Lentejas
40,00
40,00
1,82
1
Kg
Azúcar morena
26,00
26,00
1,18
14
200 gr
Pasta
3,50
49,00
2,23
1

500 gr.
Leche en polvo
55,00
55,00
2,50
1
0,89 lt.
Aceite
35,00
35,00
1,60
1
190 gr.
Mayonesa
10,00
10,00
0,45
6
100 gr.
Atún desmenuzado en agua
8,00
48,00
2,18
1
222 gr.
Salsa de Tomate
7,00
7,00
0,32

(*) En otros lugares las llaman habas, habichuelas, judías, porotos, frijoles, etc.
(**) Arroz procedente de los EEUU empacado en México. Impreso en la bolsa.
(***) La relación Peso/Dólar es de 22,00 Pesos Mexicanos por 1 Dólar EEUU.

Puntualizo a ciertos(as) – espero que no todos - ineptos(as) e ignorantes encargados(as) de hacer las compras internacionales: Venezuela es practicamente el único país del mundo donde se comen arepas. Es cierto que en otras partes las comen; pero, excepcionalmente en mínimas cantidades. Venezuela es practicamente el único país del mundo donde se fabrica la harina precocida especial para hacer arepas; aunque, recientemente una empresa local instaló pequeñas plantas en Colombia y los EEUU para elaborarla. La harina de maíz mejicana como la elaborada en otras partes del mundo no son aptas para hacer arepas. Es cierto también que se puede intentar hacer una imitación pero la textura, olor y sabor no son, definitivamente, de arepa criolla como nos gusta y estamos acostumbrados a comerla desde niños. Respecto a la diferencia entre los dos tipos de harina, sugiero buscar la explicación en algunos escritos en este mismo blog.

Si sumamos la última columna a la derecha de la tabla nos dará el total pagado en su equivalente en dólares EEUU por el contenido de la caja CLAP de US $ 18,19. Redondeemos la cifra a US $ 20,00 por caja. Entendamos que los mostrados son precios al detal. Al comprar por toneladas, al hiper mayor, el precio se reduce considerablemente. Consideremos que la diferencia a favor del comprador lo invertirá en fletes, seguros y otros gastos relativos a la importación en Venezuela y que su costo final, puestos los productos en Venezuela, es 20 dólares EEUU. Seamos generosos, digamos que es de 30. No, seamos más flexibles aún y aceptemos la cifra de 40.

US $ 40,00 son Bs. 400,00 al cambio DIPRO; es decir, Bs. 10,00/1 US$, tipo de cambio preferencial para la importación de alimentos y medicinas fijado por el Gobierno Nacional. Por cada caja nos cobraron Bs. 10.000,00; es decir, la bicoca de US $ 1.000,00. ¿1.000,00 vs 40,00? Han debido cobrar, en justicia, aproximadamente Bs. 400,00 o que nos expliquen.

Exijo que los burócratas nos expliquen satisfactoriamente la razón del recargo o diferencia de tan solo NOVECIENTOS SESENTA DÓLARES AMERICANOS ṔOR CADA CAJA CLAP ENTREGADA. Es preciso que sepamos, en todo caso, el tipo de cambio usado para calcular los precios en bolívares. No acepto ni aceptaré jamás la excusa, la explicación o el razonamiento que es mucho, muchísimo más barato que comprar a los bachaqueros o a los ladrones. Queremos saber donde fue a parar esa horrorosa diferencia. Si en mi comunidad son 400 familias, multipliquemos por 940 = US $ 376.000. ¿Y el resto del país?

Podemos hacer miles de conjeturas para encontrar posibles explicaciones. No las haré ni animo a nadie a hacerlo; eso sí, ruego encarecidamente a mis lectoras(es) que hagan la mayor divulgación posible de este escrito con la esperanza que llegue donde debería llegar. Que se aclare la situación, que la expliquen satisfactoriamente y, si hay que tomar medidas, que las tomen y que sean draconianas.

¡INDEPENDENCIA Y PATRIA SOCIALISTA! ¡VIVIREMOS Y VENCEREMOS!

¡CHAVEZ VIVE Y VIVE! ¡LA PATRIA SIGUE Y SIGUE!

Novatadas de los CLAP – 2


¡Al fin! ¡Llegó la caja del CLAP! ¡Llegaron las cajas del CLAP! Después de larga espera, promesas, vaticinios, augurios y mentiras, llegaron. Cundió la alegría y, también, algo de desilusión. Los productos, todos mejicanos. Producidos y empacados en México, excepto el arroz de origen gringo tal como lo señala el empaque. De los costos y precios, se mencionan en otro escrito.

¿Qué salta a la vista?

Depende de quien analice. A mi, lo primero que me llamó la atención es que, tal vez debido a las regulaciones mejicanas, lo que nosotros llamamos permiso sanitario no existe o la obligación legal de mostrarlo. Ningún empaque señala nada al respecto tal como estamos acostumbrados con los productos venezolanos. Nuestra regulación establece que todos los productos alimenticios deben contar con el el debido Permiso Sanitario; el cual se concede, por parte de las autoridades sanitarias venezolanas, después de un análisis por su parte.

Ante esa ausencia, me pregunto: ¿tienen esos productos mejicanos algo que se asemeje a nuestros controles sanitarios? ¿Pasaron esos productos por algo parecido antes de permitir su entrada al país? Inclusive, nuestras regulaciones se lo exigen todos los productos importados. Entiendo la urgencia y la celeridad del procedimiento para traer esos productos en vista del saboteo de los empresarios locales para entorpecer el abastecimiento; pero, si no pasaron por ningún procedimiento sanitario estaríamos ante una violación flagrante de nuestro ordenamiento legal. De ser así, ¿quien lo ordenó? ¿por qué? Se me ocurre pensar que para exonerar de ese requerimiento a una o varias importaciones de emergencia por las razones que sean, se debe contar previamente con un documento emitido por una autoridad competente, sea decreto, providencia, resolución o como se llame. No saltárselo a la torera.

No discutiré lo que llamo antes la celeridad requerida ante las condiciones que actualmente prevalecen en nuestra sociedad. No obstante, opino que saldría mucho más barato comprar los productos a granel (con su correspondiente documentación sanitaria) y empacarlo localmente, lo que generaría los consiguientes puestos de trabajo. Nada de comprarlos empacados, especialmente granos, azúcar, aceite, etc.

Debo también referirme a la calidad. No digo que sea mala. Digo que no son los niveles de calidad a los que estamos acostumbrados, salvo algunos casos concretos que son, generalmente, iguales, tales como el arroz. Lo más resaltante al respecto es la harina de maíz. Señores compradores, la harina de maíz que nosotros usamos para nuestras arepas es casi única en el mundo, ustedes compraron harina para hacer tortillas mejicanas. Les explico, nuestra harina para hacer arepas la inventó y patentó el insigne Dr. Luís Caballero Mejías no es cualquier harina y somos practicamente los únicos en el mundo que la elaboramos y, llegando a este punto, no mencionaré para nada los delitos cometidos por Empresas Polar, lo cual he hecho en otros escritos en este mismo blog. Nuestra harina se diferencia de la harina de maíz elaborada en cualquier parte del mundo. Otras son granos molidos a diferente granulometría y tienen su uso específico. La venezolana es maíz cocido, molido húmedo y luego esa masa deshidratada, siendo esa la razón por la cual se recompone la masa al echarle agua. De ahí viene esa magia propia de nuestras arepas, el sabor, la textura y el olor a los que estamos acostumbrados. Otras harinas de maíz de otras partes del mundo pueden ser de excelente calidad - no lo pongo en duda – pero simple y llanamente no son para hacer arepas.

Espero que las próximas cajas CLAP – ignoro cuando podría ser la próxima – vengan con productos que no dejen dudas respecto a su correspondiente registro sanitario, que sean de calidad compatible a nuestros gustos y; por supuesto, productos comprados a granel y empacados en el país. Generar puestos de trabajo debe ser prioritario a todos nuestros planificadores. También espero que los precios estén en líneas con sus costos reales y, como quiera que puntualmente se trata de productos importados, saber la tasa de cambio usada para calcular sus precios en bolívares.

¿Estoy pidiendo mucho? Me respondo a mi mismo, no lo creo. ¿Qué opinan ustedes, queridas(os) lectoras(es)


¡INDEPENDENCIA Y PATRIA SOCIALISTA! ¡VIVIREMOS Y VENCEREMOS!

¡CHAVEZ VIVE Y VIVE! ¡LA PATRIA SIGUE Y SIGUE!