viernes, 22 de julio de 2016

Más para Sr. Anónimo – Segunda parte

Cerraré esta fastidiosa respuesta a la que me ha inducido el Sr. Anónimo con su insustancial ataque; pero, repito, lo hago más bien con la sana intención que me lean en otras latitudes donde no llega normalmente la verdad sobre la Revolución Bolivariana. Y lo haré refiriéndome solo a un aspecto: Vivienda. Existe numerosa documentación sobre todos los aspectos sociales en los cuales se han alcanzado, indudablemente, altísimos logros. Y, hablando de vivienda, todo cuanto diga será de memoria, lo que me venga a la mente, lo que recuerde mientras teclee.

Antes de hablar de números hablemos de calidad, primera diferencia sustancial entre lo realmente poco que se hacía antes de y, luego, durante la Revolución. Antes era lo que eufemísticamente llamaban solución habitacional. Pero, ¿qué era una solución habitacional? Un esbozo de vivienda muy pobre, pequeño, no terminado. Entregaban tan solo – asómbrense – 29 metros cuadrados de construcción sin acabados; es decir, sin frisos, piso, puertas ni ventanas, muchas veces sin piezas sanitarias ni servicios de electricidad, agua, gas y alcantarillado. Es cierto, no lo niego, que también hicieron otras CASITAS algo más decentes que el pueblo bautizó con el pomposo nombre de cajitas de fósforos. Ustedes imaginarán la razón. En cambio, en los años de la Revolución Bolivariana se han construido más de 2 millones de viviendas; especialmente, durante los últimos tres años que la cifra sobrepasa con largueza al millón de viviendas DIGNAS, amplias, cómodas, con acabados de primera y todos los servicios. La mayoría con un promedio de más de 70 metros cuadrados y algunas más grandes de acuerdo al tamaño de cada familia.

Antes, cuando se presentaban catástrofes naturales, los metían – increíble pero cierto – en contenedores durante largos años; en cambio, en los nuevos tiempos, por ejemplo, los miles de damnificados de los desastres de 2010 y 2011 hace rato salieron de los refugios; por cierto también lugares dignos, y ya cuentan con su vivienda PROPIA con su respectiva documentación legal.

La gran última meta planteada en el Plan de la Patria 2013 – 2018 es de llegar a la cifra de TRES MILLONES DE VIVIENDAD DIGNAS para acabar con un problema heredado de 500 años de desgobierno de la burguesía ultraderechista, cipaya, TRAIDORA A LA PATRIA, entreguista, criminal, explotadora, sionazi, etc.

Haré mención a algo que parece un chiste. Los tarados de la derecha buscando descalificar lo imposible decían que la Misión Vivienda era la “misión maqueta”; pero, lo curioso es que, llegando a la Asamblea Nacional y ser mayoría circunstancial montados en mentiras y guerra sucia, intentaron aprobar una ley violatoria de la Constitución y apropiarse y privatizar el más de un millón de viviendas que se han construido recientemente.

Ahora no quieren recordar que el año que más construyeron cajitas de fósforos apenas llegaron a 22.000 unidades y esa era una de las razones por las que habían tantas viviendas precarias en los peores terrenos, porque los pobres fueron arrinconados a los cerros y barrancos a correr peligro de perder inclusive la vida. Lo peor era que los ignoraban, oficialmente no existían, los terrenos en su mayoría inestables donde habitaban los pobres no estaban registrados en los catastros y – otro motivo de asombro – figuraban en los planos oficiales como “zonas verdes". El hecho de vivir en los peores lugares daba motivo a grandes desgracias cuando las fuerzas de la naturaleza se desataban, fueran inundaciones, deslaves o sismos.

Para cerrar, me referiré tangencialmente a la Misión Barrio Nuevo/Barrio Tricolor que intenta rehabilitar, modernizar, actualizar millones de viviendas populares, construidas por el pueblo en zonas estables a lo largo de los años. Las cifras están en Internet y cambian practicamente a diario, siendo la meta el arreglo de varios millones para 2019. Pero no son solo las viviendas en sí, el plan incluye la instalación o rehabilitación de los servicios de agua potable, disposición de aguas servidas, electricidad, gas, teléfonos, etc., sino también convertir los barrios en habitats adecuados para la vida en comunidad donde prevalezca la solidaridad, todo en armonía con el ambiente con sus consabidos parques públicos, canchas deportivas, escuelas, centros de salud y otras facilidades que antes no existían.

Sinceramente espero que con lo muy poco que he escrito a lo largo de esta corta serie de escritos, el Sr. Anónimo se entere de lo que parece ser misterioso para él; pero, sobretodo aclarar ciertas cosas a las(os) lectoras(es) de otras latitudes donde dificilmente llega la verdad verdadera de lo que normalmente ocurre en Venezuela y, a ellos solo les llega lo divulgado por los medios de alienación de la ultraderecha retrógrada, criminal, asesina, #SIONAZI interesada en desprestigiar la Revolución Bolivariana. No negamos que tenemos actualmente muchas dificultades generadas por una terrible guerra económica, financiera, psicológica, mediática de no sé que generación o degeneración impulsada por el imperio gringo y sus criminales secuaces dentro y fuera del país; pero, no lo duden, los derrotaremos como estamos acostumbrados a hacerlo.



¡INDEPENDENCIA Y PATRIA SOCIALISTA! ¡VIVIREMOS Y VENCEREMOS!
¡CHAVEZ VIVE Y VIVE! ¡LA PATRIA SIGUE Y SIGUE!




3 comentarios:

  1. Si el sr Anonimo no entiende con estas explicaciones,es porque tiene un grave problema de disociasion psicotica, como la gran mayora de escualidos.

    ResponderEliminar
  2. No solo el Sr. Anónimo sino otros muchos descerebrados que, aunque tengan capacidad, no les da la gana de entender lo que no quieren, pero ..... p'alante de p'allá. Gracias amiga por tu aguda y acertada observación.

    ResponderEliminar
  3. No solo el Sr. Anónimo sino otros muchos descerebrados que, aunque tengan capacidad, no les da la gana de entender lo que no quieren, pero ..... p'alante de p'allá. Gracias amiga por tu aguda y acertada observación.

    ResponderEliminar